CONCEPTOS BÁSICOS
Prof. Bruno Orozco

ENTENDIENDO LA SEGURIDAD

Cuando hablamos de seguridad no nos estamos refiriendo a defensa personal nada mas. Abarca un campo más amplio donde las técnicas de defensa personal son sólo la parte reactiva de un procedimiento que en su mayoría es preventivo. Así, el núcleo de la seguridad es más preventivo que reactivo: no se trata de que una vez que hemos creado problemas por negligencia o desatención, sólo tenemos que resolverlos con técnicas reactivas que usan cierto grado de violencia. La base de la seguridad consiste primariamente en evitar crear problemas que pudieran escalar en actos violentos.

Esa mentalidad preventiva es la que debemos cultivar a sabiendas que también nos podríamos ver atrapados en una situación que no pudimos prevenir y por lo tanto las medidas reactivas serían la opción a seguir.

Si usara un ejemplo muy simple sería el de manejar un automóvil: si lo conducimos con cuida- do y plena atención, respetando todas las reglas de transito con buenos reflejos y un excelente sentido de prudencia, esto no nos exime de que podríamos tener un accidente. Por lo tanto, usar cinturón de seguridad es una medida preventiva necesaria, independientemente de qué tan bien manejemos un automóvil.

Si una persona no se pone el cinturón de seguridad, porque cree que “maneja muy bien”, es igual de irresponsable que una persona que no aprende a protegerse porque piensa que, haga lo que haga, siempre está expuesta a circunstancias imprevistas, en la cuales, de alguna manera, puede reaccionar sin falla alguna. O bien, con base en algún pensamiento mágico, hay algo que puede librarla de los peligros.

En términos generales de seguridad y defensa personal lo anterior no quiere decir que es necesario que todos, absolutamente todos los ciudadanos aprendan a defenderse. A final de cuentas es una decisión personal que podría estar basada en experiencias previas traumáticas o en un sentido de responsabilidad sobre la protección de uno mismo y de quienes, se supone, debemos proteger, como nuestras familias y seres queridos.

Esa decisión que muchos tomamos nos ha llevado a practicar algún tipo de arte marcial o sis- tema de defensa personal, más que a buscar hábitos preventivos de seguridad. También está el caso de aquellas personas que creen que con saber algunos “tips" de seguridad ya es suficiente.

Si es que eres una persona que has decidido abordar en serio la vía del guerrero contemporáneo requieres ampliar tu visión. Un guerrero debe tener estrategia, es decir, la capacidad para conducir, dirigir o liderar de manera óptima una situación conflictiva, en nuestro caso, la de la SEGURIDAD Y/O PROTECCIÓN. Y comprender que sin táctica las técnicas pueden convertir- se en muy malas desiciones en el uso de la fuerza y que sin técnica la táctica solo es un mero conocimiento intelectual. Veamos las cosas más detenidamente.

Comprendamos primero qué es táctica:

La táctica hace referencia a los diferentes sistemas o métodos que se organizan para ejecutar o conseguir un objetivo determinado. El origen de la palabra táctica proviene del griego taktikos, compuesta con la raíz bassein (que significa “ordenar”) y el sufijo -tico que expresa “relativo a”. Así, podemos ver que la táctica refiere a establecer un ordenamiento de pasos y recursos para lograr el propósito u objetivo que se quiere alcanzar.

Ahora, qué es técnica:*

La técnica, por su parte (del griego, τέχνη tékhnē, es relativa a la destreza, arte u oficio para hacer algo). Consiste en el conjunto de recursos, procedimientos, reglas, normas o protocolos que se ejercen y aplican para obtener un determinado resultado. La técnica opera en el campo de la informática, las ciencias, el arte, el deporte, la educación o en cualquier otra actividad, y por supuesto es necesaria en el caso nuestro.

Si nos guiamos por estas dos aspectos, podemos decir que la táctica engloba y se vincula di- rectamente con las técnicas (el arte u oficio para ejecutar con destreza las acciones). Ambas se conjugan en una estrategia general que les da dirección. En otras palabras, las tácticas son parte fundamental de las estrategias generales, remiten a la definición y organización de las acciones que se han de implementar para lograr los objetivos propuestos: son necesarias para la correcta aplicación del conjunto de técnicas que se requieren aplicar en cada situación particular para lograr el objetivo propuesto.

* Como se ha dejado claro desde el inicio no se exponen aquí las técnicas derivadas de mi sistema CMBTVS. La definición de “técnica” refiere a sus significados primarios generales.

Usemos el ejemplo del automóvil: la estrategia significaría aprender todas las reglas de tránsito, dependiendo si se maneja en carretera o en la ciudad. Las tácticas comprenderían la forma de seguir esas reglas para no causar un accidente y las técnicas remitirían a la destreza para manejar ese auto. Podemos saber todas las reglas de transito y tratar de seguirlas, pero si no sabemos cómo manejar el automóvil, vamos a chocar. También podemos saber manejar el auto, pero si no sabemos cómo seguir las reglas de transito vamos a chocar; y ya ni digamos si sabemos la técnica de manejo, pero no las reglas de transito, no hay manera de seguir unas reglas que no conocemos. Así es de peligroso aprender técnicas de defensa personal sin táctica y sin estrategia: nos convertimos en un peligro para nosotros mismos y para los demás.

Con este entendimiento debemos identificar los diferentes escenarios violentos a los que nos podemos ver expuestos y la manera de enfrentarlos. Esto pareciera de lo más lógico y sencillo. Sin embargo, son muy pocas las personas que enseñan y se preparan en defensa personal quienes contextualizan sus tácticas y técnicas en relación a esos diferentes escenarios. Hay una tendencia generalizada a enseñar y aprender una revoltura de movimientos desconectados y parciales, sin tomar en cuenta en qué circunstancias particulares ellas deberían y/o podrían ser aplicadas. Por eso, si queremos empezar con el pie derecho, es de vital importancia tener una idea muy clara y objetiva de cómo utilizar las técnicas de acuerdo con los diferentes escenarios donde se suscita la violencia.

Ahora bien, no podemos basarnos en meras ocurrencias para identificar los diferentes escenarios de violencia. Debemos establecerlos con base en la evidencia, en los hechos y acontecimientos verídicos que han sido constatados por sus propias víctimas y victimarios, así como con quienes han estudiado dichas circunstancias a detalle. Esto significa basarse en el territorio concreto para crear el mapa y no al revés: cosa que lamentablemente muchos sistemas e instructores han hecho y siguen haciendo en el ámbito de la defensa personal.

La formación de un mapa basado en la evidencia concreta y la contextualización de las res- puestas defensivo/ofensivas acorde a cada circunstancia particular, son las dos bases de todo el orden táctico y técnico de mi sistema CMBTVS. Pero, antes de empezar con los diferentes escenarios de riesgo quisiera abordar un concepto fundamental en seguridad :

La mente depredadora.

Debemos comprender que todo ser vivo tienen a mayor o menor medida un “chip” depredador que pudiera estar latente o activo según las circunstancias.
En el caso de los seres humanos esa mente depredadora es la responsable de la mayoría de la violencia que se genera en la sociedad.

Un secuestrador, un violador, un bully, un asaltante, un estafador etc. tienen una mente depre- dadora que acecha y ataca. Y esta mentalidad domina mas a quien por diversas circunstancias (Familiares, sociales, económicas) han ido perdiendo la empatía frente a los demás. Estas personas pueden lastimar y matar incluso sin remordimiento debido a esta ausencia de empatía que no es mas que “la capacidad de poder ponerse en los zapatos de los demás.”

Este punto me parece la piedra angular de toda táctica y técnica en seguridad, ya que nos permite ver de una forma objetiva el porqué existen personas con diferentes niveles de cruel- dad.
Si entendemos la mente depredadora podremos vislumbrar las intención de quien pretende las- timarnos o lastimar a alguien mas. Esta capacidad de “ver” las intenciones de los demás debe ser desarrollada bajo la comprensión de que no toda intención va a ser visible , de hecho los depredadores mas peligrosos son aquellos que manejan la doble intención que es aquella que presenta al sujeto como alguien inofensivo y de buenas intenciones pero que en realidad esta ocultando sus verdaderas intenciones que podrían estar dentro de toda la gama de actos violentos.

Por ello desarrollar esta capacidad es una practica constante que no debe caer en las paranoias ni especulaciones, solo en la evidencia de que alguien podría estar ocúltanos sus verdaderas intenciones. Y para ayudarnos en el desarrollo de esta capacidad de “ver” o “leer” a los demás podemos recurrir al conocimiento de los procesos que llevan a las diferentes circunstancias violentas y crear así un mapa mas completo.

Con este fin, les expongo a continuación los elementos más importantes a tomar en cuenta para elaborar dicho mapa, cuando éste se desarrolla en el terreno de los 4 escenarios de violencia más comunes: la riña, el asalto, la privación de la libertad y la privación de la vida. 


IMG_1711_edited.jpg

 

-------------------------------------------------------------------------------------------

EL ARTE DE NO PELEAR.

Tener mente de peleador no es sinónimo de saber protegerse, se tienden a confundir los peleadores con aquellos que nos dedicamos a la protección.

Un protector busca evitar el contacto a toda costa , mientras el peleador busca el contacto y el intercambio ya sea en un ámbito deportivo o callejero lo cual lo lleva a ser confrontativo, a buscar medirse con quien le representa una amenaza a su identidad como peleador. 

Por otro lado, el protector evita la confrontación, no debe tener la necesidad de medirse con nadie ya que sabe su papel, el cual tiene como único objetivo salvaguardar su integridad y la de aquellos que protege.

Suena fácil, pero en realidad se requiere de mucho esfuerzo interno para no caer en provocaciones ni confrontamientos inútiles que  solo tienen como objetivo proyectar la vanidad y baja autoestima de quien todo el tiempo se esfuerza en verbo y acción para validarse respecto a otros por medio de la fricción y el enfrentamiento.

---------------------------------

La mayoría de los ataques son emboscadas donde súbitamente el agresor nos trata de agredir con o sin armas, CMBTVS consiste en estar un paso adelante y tomar la iniciativa en caso de tener que usar fuerza para inutilizar la agresión lo antes posible y escapar del escenario de riesgo. En el caso de que portemos un arma la responsabilidad es aún mayor, ya que cualquier error nos puede costar la vida o la de alguien mas, por lo que nuestra acción debe tener como premisa obtener la ventaja con técnicas que reduzcan la posibilidad de que nos las quiten .